Rincón Filosófico — 05 marzo 2010

Yo me acuerdo, en mi juventud y en mi no tan juventud, escuchar hablar de los “winners”.
Que era (y qué es) ser winner?, bueno, en mi juventud era cuantas minas se comía un pibe en el correr de la noche, semana, o mes.
Hoy por hoy, ya grandecitos, un winner es (siempre entre juerga de hombres, la verdad que desconozco si en el mundo feminil existe este fenómeno) el que se “acuesta” con mas minas por semana, por día, o incluso con cuantas al mismo tiempo.
Ahora, yo me pregunto, porqué lograr estas metas, son consideradas como “logros” dignos de llamar a alguien “ganador”?, si, imagino que muchos estarán diciendo : COMO PORQUE LOCO!! SE ACOSTO CON 4 EN LA SEMANA!! Y ESTABAN DIVINAS!!.
Lamentablemente no comparto la visión, y paso a explicar el porqué, levantarse una mina, o incluso acostarse con una, no es ningún merito! de hecho hoy por hoy es lo más fácil del mundo!! cualquiera con un poco de pinta y un poco de cerebro puede lograr esto, y no tienen ningún mérito hacerlo! sería como decirle winner a alguien que puede abrir una latita de coca-cola!.
El auténtico ganador, el que verdaderamente ganó en el plano afectivo, es aquél que logra construir una relación, hacerla fuerte contra los embistes del tiempo, una relación basada en el respeto, la confianza, lograr unirse a una persona y que ésta sea una compañera de camino!.

Un clásico ejemplo, los que verdaderamente son dignos de llamarse “ganadores” en el plano romántico, son por ejemplo esas parejas ancianas, que a veces se ven caminando de la mano, y se puede ver en sus ojos, que se siguen mirando con el mismo amor, la misma pasión que el primer día que se conocieron, esos son los verdaderos ganadores, ganaron el amor para toda la vida, le ganaron al tiempo, a la sociedad, incluso su amor seguramente le ganará a la muerte.
Y con respecto a “tener sexo” con varias personas, es algo que no termino de comprender… no voy a negar que el placer químico que provoca el sexo es agradable, pero para mi, lo bueno del acto, de hacer el amor, es el preciso instante que se “termina”, cuando te quedás abrazado a tu pareja, en silencio, y no es necesario ni una sola palabra, simplemente con una caricia, un beso, un abrazo, un “te amo” susurrado ligeramente al oido, o incluso solo oyendo en silencio sus corazónes agitados, allí, en ese momento, no se necesitan palabras, no se necesita pensar, para expresarle a la otra persona, todo el amor que se siente en el momento, es cuando ambos son una sola persona, y es la sensación mas placentera del mundo, incluso mas que el orgasmo.

Articulos Relacionados

¿Civilización?

¿Civilización?

febrero 23, 2017
5 consejos para la vida

5 consejos para la vida

agosto 26, 2011
El sentido de la vida

El sentido de la vida

julio 11, 2011
Venga a mi oficina.

Venga a mi oficina.

febrero 20, 2011
Compañero hasta el fin.

Compañero hasta el fin.

noviembre 30, 2010
Consumismo y la pareja.

Consumismo y la pareja.

noviembre 08, 2010
Caparazón.

Caparazón.

marzo 22, 2010
Juntos toda la vida…

Juntos toda la vida…

marzo 15, 2010

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.

  • Lorena

    Estoy totalmente de acuerdo… cada tanto, cada mucho, me cruzo alguna pareja de ancianos como la que mencionas y me sonrio, y se me llenan los ojos de lágrimas.
    Para mi vida, y para el mundo, sigo aportando lo mìo para que el amor verdadero resista y/o reflote en esta era de frialdad, individualismos, incapacidad de amar.
    Un gusto pasar por acà.