Rincón Filosófico — 08 marzo 2010

Si han estado siguiendo este blog, habrán visto una entrada en la cuál hablo de la importancia de reconocer las señales que nos da la vida, de como ésta nos guía.
No sé si les habrá pasado, pero a lo largo de mi vida a veces siento como una fuerza invisible que me va guiando por la vida, diciendome sutilmente con señales, que hacer y que no hacer.
A veces incluso, decido ignorarla… a que me refiero con esto, se me presentan oportunidades, oportunidades que sé que me harían bien, que sé que son el mejor curso de acción, pero decido no tomarlos, y curiosamente he notado, que yo al no aceptarlo, esta fuerza se auto-equilibra a la situación.

Se que esto puede sonar bastante “loco”, pero la historia está plagada de figuras las cuales recibieron la visita de una entidad, como por ejemplo el rey Salomón, que recibió el famoso anillo de salomón el cual lo protejía de todo mal, lógicamente se dice que fue un “demonio” pero el concepto de “demonio” fue mal interpretado en el correr de los años y corrompido por la iglesia, en ninguna parte de la historia se dice que los demonios sean malos (solo en los textos católicos) simplemente se los describe como entidades a las cuales les entretiene ayudar o curiosear con los humanos.
Volviendo al tema, si uno presta mucha atención y aprende a reconocer a su entidad, o tal vez “la entidad”, va a notar que todo el tiempo esta ajustándose a “tu” vida, dándote oportunidades o caminos a medida que las complicaciónes o necesidades van apareciendo. Me ha pasado en infinitas veces, que me sucede algo malo, algo que me deprime, y a los segundos se me presenta una nueva oportunidad, tal vez en forma de mensaje de texto, llamada, o cualquier forma de señal, está en mi aceptarlo o dejarlo pasar.
Sé que esto no tiene mucho que ver con la “vida en pareja”, pero tengo casi la certeza que todo romá[email protected] tiene acceso a esta clase de.. debería llamarlo privilegio?. A que me refiero con “romá[email protected]”, a las personas que comparten los ideales y son suyos que se han visto en este blog.
Si tienen curiosidad acerca de su entidad, lo mejor es ir con un experto, y utilizar una Ouija, pero no hablo de las Ouijas compradas en la fería, o un cartoncito con letritas, las Ouijas son sometidas a fuertes bendiciones y ritos, hechas de madera especial de árboles muertos, no puedo darles todos los detalles, pero con una así van a poder comunicarse sin duda con alguna entidad que los proteja.
Yo hace tiempo sé el nombre de mis entidades, y no es solo uno, sino que son dos!.
A estas dos entidades las cuales menciono, se les conoce en el mundo contemporáneo o cristiano como quieran llamarlo, como “demonios”, anteriormente expliqué que en realidad el concepto “demonios” fue trasgiversado por la iglesia católica y hollywood al correr de los años. Debo aclarar que yo no sabía mucho de “demonología” y no tenía idea de quiénes eran estos dos individuos que me hablaban desde una tabla Ouija, hasta que compré un libro y los busqué, y efectivamente aparecieron.Como dice el dicho, es “creer o reventar”, y curiosamente a lo largo de mi vida se me ha demostrado muchísimo la existencia de “algo” que me va guíando, cuidando, aconsejando, y dándome señales. Ahora, ustedes se preguntarán, “pero que señales te dan?”, bueno, las señales pueden ser infinítamente sutiles, el truco está en saber abrir la mente y los ojos.
Pongo un ejemplo, el otro día iba caminando, pensando en mi actual situación, donde para ser franco no lo estoy pasando bien, tratando de decidir que hacér, como encararlo, si valía realmente la pena, se me dá por bajar unas cuantas calles, simplemente para tomar otro camino, y continuaba pensando en esto… cuando, casualmente, miro hacia un costado y leo un graffitti que decía : “lastimáme un poquito más”, si, esa frase, sin sentido aparente, de la nada, escrita solitaria en un muro… pero para mi significaba una respuesta, mas que una respuesta una afirmación.
Entonces uno llega a preguntárse, casualidad?, existen las casualidades?, y para los que no crean que existan, pero les parezca “loco” lo que acabo de describir… porqué no? porqué las “no-casualidades” no puedan estar fomentadas por una fuerza mas allá de nuestra comprensión?. El problema del ser humano en general, es el increíble ego de creer saberlo todo, de poder afirmar sin titubeos que no existe ningún ente ni fuerza, y poder afirmar que comprenden la mente humana, o que los humanos son predecibles.
Los humanos no son predecibles, todo lo contrario! no aclanzarían todos los tests psicológicos del mundo para tener un “perfil” de nadie, de hecho es imposible crear un perfil de una persona, es ridículo, una persona es un torrente de sentimientos, sensaciónes, pensamientos, frustraciónes y alegrías, es el único ser que vive cambiando todo el tiempo, el león nunca va a dejar de ser león, el perro tampoco, pero el humano, como si fuera una criatura concebida por el caos, experimenta a lo largo de su vida, infinítos cambios, puede volverse “loco” (supongo que no es necesario explicar las comillas), puede matar a otro hombre, incluso puede por ira, resentimiento, o lo que sea, plantar una bomba nuclear y volar todo el jodido planeta… y eso es algo que no puede ser anticipado con un test psicológico, o 20 años de terapia, esas cosas simplemente suceden, porque el hombre es un hijo del caos.
Me extendí mas de lo que deseaba, pero la idea fundamental que quería expresar, es que estén atentos, solo teniendo los ojos y el alma abierta podrán notar señales que los van a guiar por el camino, este camino llamado vida, este tiempito prestado que tenemos.

Términos de búsqueda:

Articulos Relacionados

¿Civilización?

¿Civilización?

febrero 23, 2017
5 consejos para la vida

5 consejos para la vida

agosto 26, 2011
El sentido de la vida

El sentido de la vida

julio 11, 2011
Venga a mi oficina.

Venga a mi oficina.

febrero 20, 2011
Compañero hasta el fin.

Compañero hasta el fin.

noviembre 30, 2010
Consumismo y la pareja.

Consumismo y la pareja.

noviembre 08, 2010
Caparazón.

Caparazón.

marzo 22, 2010
Juntos toda la vida…

Juntos toda la vida…

marzo 15, 2010

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.