Uruguay — 05 mayo 2014

Si sos Uruguayo o vivís en Uruguay, seguramente hayas estado alguna que otra vez por el querido y famoso Parque Rodó, y si sos goloso, habrás probado los excelentes churros artesanales, o el delicioso algodón de azúcar que ofrecen los vendedores que hace muchos años están allí.

Por ese motivo, haciendo uso de nuestros agentes infiltrados, te traigo la receta original de los churros del Parque Rodó, filtrada por un ex-empleado para nuestro deleite.

Pero primero lo primero, los ingredientes que vamos a necesitar para elaborar este manjar de dioses.

Ingredientes

  • Una taza (grande) de agua
  • 40 g de margarina, (o si no tenés, una cucharada de aceite)
  • 250 g de harina común
  • Un huevo (la tradición indica que los ideales son los colorados)
  • Media cucharadita de sal fina
  • Aceite o grasa para freír, (grasa los que frien en primus)
  • Azúcar para espolvorear.

Bien, si ya tenés todos los ingredientes, entonces lo único que te falta es prepararlos!.

Preparación

  1. Colocar en una cacerola el agua y la margarina, llevarla al fuego y cuando hierva agregar de golpe la harina
  2. Ir revolviendo con cuchara de madera hasta que la pasta se despegue de las paredes de la cacerola
  3. Luego de que la pasta se haya despegado, sacar del fuego, y agregarle la sal y el huevo
  4. Seguir revolviendo hasta que la pasta, el huevo y la sal quede uniforme
  5. Poner la pasta en una churrera o manga con boquilla rizada gruesa (si no tienen manga rizada, pincharlos con un tenedor para que no explote) y dejar caer los churros en la fritura caliente, cortándolos del largo que se desee.
  6. Una vez cocidos y la pasta dorada, retirar con una espumadera, escurrir sobre un papel absorbente y espolvorear con abundante azúcar.

Y pronto, ya tenés en tu casa, y hechos por vos mismo, los deliciosos churros del Parque Rodó, no te olvides de convidar!.

Términos de búsqueda:

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.