Reseñas Uruguay — 23 diciembre 2016

Hace poco me mudé, y como consecuencia de eso decidí comprar un montón de muebles nuevos, ya que pasé de un departamento a una casa, y por consiguiente necesitaba más superficie para cubrir.
Decidí buscar en Mercado Libre los muebles que necesitaba, y tratar de comprar todo en un mismo lugar (por el tema del flete, cosa que en este país parece una tarea complejísima), finalmente me decidí por la muebleríaEl Cofre del Tesoro“.

La compra de los muebles y el pago, así como la atención fue correcta, pagué con tarjeta y la comunicación fue fácil, coordine el día de la entrega, el color de los muebles, y me tomé el día libre del trabajo para esperar al flete o reparto, que pasaría en el correr del día.

En teoría traían los muebles el jueves a la mañana… pasó la mañana, pasó la tarde, llegó la tardecita y nada, absolutamente nada.
Decido muy enojado mandarles un mensaje a su whatsapp, remarcándoles la falta de profesionalidad, y preguntándoles que tenía de complejo repartir unos muebles, es una operación bastante sencilla, el cliente te dice que quiere un ropero azul, vos agarras el ropero azul lo metes en un camión y lo llevas el día acordado a la dirección estipulada.

Pues bien, a las 18:40 me llama el fletero, avisándome que “se le complico” y que del “distribuidor” le habían dado las mesas de luz de un color incorrecto, si quería que me trajera el resto de las cosas hoy, o si me traía todo junto el viernes.
Lógicamente, con lo quemado que estaba le dije que me trajera lo que tuviera ese día, y el resto mañana.

A las 10:40 DE LA NOCHE, me llama el fletero diciéndome que “se le complicó”, y que iba a demorar una hora y media más, es decir, los muebles me estarían llegando a la medianoche, casi la una de la mañana, si los esperaba o si me los llevaba mañana.
Muy enojado, y ya creyendo que el fletero estaba bajo los efectos del peyote, le dije que me lo trajera a la mañana del viernes, y que era todo un desastre.

El día viernes, llega el fletero, me baja las cosas, me cobra el flete (uno pensaría que por cortesía, en un país serio, no te cobrarían nada) y se va.
Rápidamente llamo a un armador de muebles, y me dispongo a esperar, toda esta aventura ya me estaba haciendo perder dos días de trabajo.

Llega el armador de muebles, abrimos el primero (un ropero), y nos llevamos la sorpresa de que el mueble es del color incorrecto, pedí todo blanco, me lo mandaron de color negro.
Y vuelvo a insistir, ¿cuál es la TREMENDA complejidad de vender cosas y mandarlas? es tomar el pedido, anotar LO QUE EL CLIENTE TE PIDE, meterlo en un camión, y enviarlo, ¿porque en este país tenemos la increíble incapacidad de poder realizar una tarea tan pero tan básica?.

En fin, ya muy enojado, y sin intención de pedir el cambio, ya que eso significaría perder UN DÍA MAS DE TRABAJO, y gastar mas plata en volver a llamar al armador, me comunico con la mueblería para contarles mi odisea, para ver si al menos el feedback les interesaba y al menos mejoraran su servicio para futuros clientes.

Me atiende una muchacha, y cuándo le cuento mi historia, sólo se limita a decirme que están en épocas de mucho trabajo, y que tienen muchos pedidos.
¿Desde cuándo es excusa, para prestar mal un servicio, el decir que tenes mucha demanda?, en que cabeza cabe que en un comercio en teoría serio, te digan que hacen las cosas mal porque tienen muchas ventas, queridos, si no pueden con el volumen de ventas y la logística tienen dos opciones muy claras, O NO VENDAN MAS, o CONTRATEN MAS PERSONAL PARA CUBRIR LA DEMANDA.
Cuándo les digo esto, y les explico que yo también tengo mucho trabajo y aún así hago las cosas bien para mis clientes, me dice que “se alegra que yo pueda hacerlo”, pero que ellos, nuevamente “tienen mas de 500 ventas por día, y que además venden bazaar entonces es muy difícil.”.
Si no podes cumplir con tus clientes porque tenes muchas ventas y te complica el bazaar, no vendas mas bazaar o cerra.

En conclusión, si estás buscando muebles no compres en la mueblería El Cofre del Tesoro, ya que “venden tanto” que tienen problemas para hacerlo de manera correcta.

Términos de búsqueda:

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.

  • Alberto

    Comparto tu odisea, tuve un problema también con ese lugar, no el mismo exactamente pero en definitiva problema. Tampoco recomendado