Juegos Uruguay — 22 marzo 2014

Sin duda conocés el Mugen, y si no te cuento.
M.U.G.E.N. es un motor de videojuegos de lucha en dos dimensiones (2D) gratuito, fue lanzado el 17 de julio de 1999 por la empresa japonesa Elecbyte, el lenguaje de programación utilizado para su creación fue C.

Con M.U.G.E.N vas a poder crear un juego de pelea, y el único límite va a ser tu imaginación, podés incluir miles de personajes de otras series o videojuegos, mezclarlos, y hacer que luchen en una batalla épica, utilizando los fondos que tu quieras, la música que tu quieras, y los golpes y combos que tu hayas creado.
Y por supuesto, si no te convence ninguno de los luchadores que podés encontrar online (los cuales son miles) podés perfectamente crear los tuyos propios.

mugen-ceibal-xo
Vas a poder encontrar el link de descarga al final del artículo.
Cuando lo descargues, deberás ir a la carpeta DATA, allí dentro encontraran un archivo llamado MUGEN.CFG, lo abren con un editor de texto, y buscan donde dice:

[Video Linux]
;Enter the width and height of the resolution you want to set here.
;The optimal resolution is 320×240, but if your video card has problems
;You may want to try 640×480.
Width = 320
Height = 240

Aquí podrán cambiar la resolución, Width y Height significa ANCHO Y ALTO, allí cambien los números hasta que se vea de la altura que ustedes quieren y necesitan (ejemplo, 640 y 480).
Pueden agregar personajes y fondos y mucho más buscandolo en internet, hay miles de sitios con recursos para crear tu propio juego de pelea, algunos de los mejores sitios son:

http://mugenfreeforall.com/
http://www.mugenation.com/
http://www.mugen-infantry.net/

Recuerden que este MUGEN no necesita instalarse, y que corre en todas las Laptops del plan Ceibal, incluída la Magallanes, y también en Linux.
Para bajarlo hagan click en el siguiente link:

CLICK ACA PARA BAJAR EL MUGEN

Términos de búsqueda:

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.