Noticias Uruguay — 15 agosto 2016

Hace unos meses llegó una nueva variación de las estafas piramidales ya largamente conocidas como las Células de la abundancia, Fractales, etc, esta vez bajo el nombre de “Mandalas“, y aprovechando el “boom” feminista de la última década y utilizando conceptos espirituales y pro-mujer.
El sistema del Mandala y de estos esquemas (llamados piramidales) no generan ganancias ni beneficios, es decir, se nutre del dinero que aportan sus propios integrantes, en otras palabras, no es una inversión, sino que distribución de la riqueza.
8 personas, distribuyen su riqueza, y la dirigen a 1, dejando una deuda que debe ser saldada por los nuevos participantes.

Como bien dice el audio que está circulando, “es pura matemática“, y se los voy a explicar.

Los sistemas actuales consisten en “circulos” o “mandalas” de 8 personas, por lo tanto, la formula matemática para comprobar si el sistema es sustentable sería así:

(A + B) – C

A: El dinero generado por fuera del sistema (en un periodo de tiempo, en este caso, hasta que se complete el circulo)
B: El dinero generado dentro del sistema (periodo)
C: La deuda generada (lo que se debe) a los participantes que NO cobraron al completarse el circulo.

O sea que, en un solo de esos “mandala”:

A= Supongamos que el mandala exige al entrar la suma de 1000 pesos, por ende, el dinero total que genera este grupo de personas es de 8000 pesos.

B= Este valor es 0, el grupo no genera más dinero, una vez que está completo no ingresa más capital de ninguna índole

C= Cada una de esas 8 personas, espera recibir 8000 pesos, por ende, se genera una deuda de 64 mil pesos, deuda que debe ser saldada por los nuevos integrantes que completen un circulo.

(8000 + 0) – 64000 = -54.000

Es decir, por cada persona que cobra, queda una deuda de 56 mil pesos, que debe ser pagada por otros miembros (nuevos), que a su vez generan una deuda aún mayor, y así hasta que el sistema no puede ser mas sostenido y colapsa.

¿Entonces nadie cobra?.
Hay gente que cobra sí, y es la joda de estas cosas, y porqué a simple vista parece ser sustentable y legal, en los primeros niveles, donde la deuda es manejable y no se necesita mucha gente, se cobra, de manera rápida y regular, ya que se consigue gente fácil.

Pero todo empeora a medida que avanza, la deuda crece de manera exponencial, sigamos la formula.

El grupo tiene una deuda de 54 mil pesos, ya cobró una persona, el modus operandi clásico es que se divide en dos, por ende, se forman dos nuevos telares, llamemosle telar 1a y telar 1b

El telar 1a necesita 8 nuevas personas, o “fuegos” para que UNO cobre
El telar 1b necesita 8 nuevas personas, o “fuegos” para que UNO cobre

Ambos grupos tienen la deuda del telar pasado de 54 mil pesos.

Telar 1a: (8000 + 0) – 166.000 = -158.000
Telar 1b: (8000 + 0) – 166.000 = -158.000

Es decir, en este momento hay 14 personas (los nuevos fuegos) que redistribuyeron su riqueza a dos personas, y que generaron una deuda de 112.000 pesos, que es el monto el cuál se les prometió (8.000 pesos a cada uno).
Esto va a durar y va a seguir, hasta que los números sean incontrolables, hasta que no se pueda conseguir la gente como para saldar la deuda, que como habrán notado, es imposible, ya que no hay ganancia, no se genera dinero, no hay ingresos, por ende, no se puede recuperar lo que uno invirtió, y muchísimo menos lograr una ganancia del 800%.

Con respecto a la cantidad de gente que se va necesitando, también crece de manera exponencial, y rápidamente.

Para que una persona cobre, hacen falta 8 personas nuevas.
Para que esas 8 cobren hacen falta 64 personas nuevas.
Para que esas 64 cobren hacen falta 512 nuevas.
Para que esas 512 cobren hacen falta 4096 nuevas.
Para que esas 4096 cobren hacen falta 32.768 nuevas.
Para que esas 32.768 cobren hacen falta 262.144 nuevas.
Para que esas 262.144 personas cobren, se necesitan 2.097.152, si, dos millones de personas.
Y para que esas 2 millones de personas cobren, se necesitarían 16.777.216 personas, casi que la población de Chile.

Imaginemos que se logra juntar 32.768 personas, y se corta ahí, no logran conseguir las 262.144 necesarias para que cobren estos 32.768 “inversionistas”, con esto en cuenta el ratio de los que cobran / los que quedan estafados sería:

Cantidad de gente en el sistema: 36.864 (100%)
Cantidad de gente que cobró: 4096 (11%)
Cantidad de gente que no cobra: 32.768 (89%)

Y no, no importa que el que sale vuelva a entrar, porque la formula sigue siendo exponencial, se sigue debiendo más dinero del que se salda, aunque el participante entre en cuánto cobre, la relación seguiría siendo de 1:7, la diferencia utilizando de ejemplo los números de arriba sería de apenas unos cientos.

En términos matemáticos, esto es simplemente una progresión geométrica.

Esto no es nuevo en Uruguay, han venido ya miles de variaciones, en el año 2009 era conocido como las “burbujas”, y dejó a miles de damnificados que jamás vieron un peso, y a un montón de vivos que se fueron con el dinero de esa gente.

PD: Los 7 que arman la primera “flor” o el “mandala” (que se ubican en el centro), no ponen un peso, y reciben la ganancia en un período menor a 1 mes.
Generalmente al salir, esas mismas personas, vuelven a armar otra “flor” o “mandala” con otro grupo de gente.
Obviamente se les pierde el rastro, y nunca más nadie los recuerda.

Saludos.

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.

  • GoldShark ROU

    Buena jodita es esto!, hay que ser “banana” para caer también…