Rincón Filosófico — 20 febrero 2011

Hola que tál, tome asiento por favor.
Verá, lo hemos mandado a llamar por varios motivos, todos de cierta gravedad y que están preocupando a la empresa.
Nos han llegado reportes de que se está peleando con sus otros compañeros de trabajo, les falta el respeto, minimiza sus ideas, los agrede verbal y físicamente e incluso los ha intentado matar…. no, antes de que diga nada déjeme continuar, no conforme con esto, también hemos notado que neglecta completamente su espacio laboral, ensucia, rompe, e incluso roba! quiero recordarle que esto es propiedad de la empresa y no suya, está destruyendo elementos de trabajo y confort para sus demás compañeros o futuros integrantes de esta empresa, y eso es inadmisible.
Claro, usted podrá decir : ¿Pero que hay de mis logros?.
Verá, si bien reconocemos y valoramos todos los aportes que ha realizado a la empresa, déjennos preguntar algo.. ¿hace cuanto que no realiza nada? lo vemos completamente falto de ideas, de ganas de mejorar la institución, ¡y no solo eso! sino que atenta contra cualquier compañero suyo que proponga alguna idea que no solo beneficie a la empresa, sino que a usted!.
Verá, estamos realmente preocupados, su trayectoria en la empresa, sus incontables años de aportes, últimamente se ven terriblemente opacadas por la dirección autodestructiva que está tomando no solo contra usted, sino que también contra sus mismos compañeros.
Usted sabe bien que somos una empresa familiar, nos gusta que los hijos de nuestros empleados trabajen aquí, pero usted hasta está fallando en eso también, cuando trae a sus hijos a la oficina estos se comportan igual o de peor manera que usted, rompen, ensucian, se pelean con los otros chicos, está descuidando la educación de sus propios hijos, y hemos escuchado decir, ¡que le suele echar la culpa al sistema, o a la misma empresa!.
Le hemos brindado todo lo que pueda llegar a necesitar, cuando ingresó en esta empresa, usted tenía absolutamente todo para ser feliz, sin embargo su forma de decir gracias fue, menospreciar completamente todo e incluso comprar cosas de la competencia en un intento de llenar ese extraño vacío, que para serle sincero, no entendemos.
Pero somos una empresa justa, creemos que todos tienen un lugar y una misión aquí, una posibilidad de crecer, de ser mejor, de ser feliz…. por ese mismo motivo señor Humano, le daremos una nueva oportunidad, no nos decepcione, y demuéstrenos que esta charla le ha servido de algo.
Ya sabe que por parte de la empresa Planeta Tierra S.A. tiene todo el apoyo, y todos los medios para realizar su grandeza y su felicidad… buenas tardes.

Damián de Arce

Articulos Relacionados

¿Civilización?

¿Civilización?

febrero 23, 2017
5 consejos para la vida

5 consejos para la vida

agosto 26, 2011
El sentido de la vida

El sentido de la vida

julio 11, 2011
Compañero hasta el fin.

Compañero hasta el fin.

noviembre 30, 2010
Consumismo y la pareja.

Consumismo y la pareja.

noviembre 08, 2010
Caparazón.

Caparazón.

marzo 22, 2010
Juntos toda la vida…

Juntos toda la vida…

marzo 15, 2010
Yo quiero?!?

Yo quiero?!?

marzo 08, 2010

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.