Reseñas — 12 junio 2011

Voy a ser claro, no nos encontramos frente a ninguna maravilla técnica ni a el “juego del año”, simplemente nos encontramos con un título correcto, entretenido, que sabe complacer a los antiguos fans, así como también (en cierta medida) a los nuevos.

No voy a entrar en detalles sobre la historia, o de qué trata, sino centrarme en qué podés esperar de este juego. En el apartado campaña, nos encontramos con mas de 14 horas de juego, una historia bien definida, pero al estilo Duke, o sea, no esperes una historia cargada de drama, seriedad, y con sorpresivas vueltas de rosca, es Duke Nukem, la misión es matar alienígenas, y salvar a las “babes”, punto. Mantiene lo que hizo famoso a Duke, su humor y sexo “sin tabú”, ahora, debemos tener en cuenta, que esto que lo hizo famoso, en gran parte fue porque en esa época era impensable hablar de drogas, sexo, o mostrar un seno en un juego, hoy por hoy, cuando disponemos de muchos títulos que ofrecen lo mismo, o incluso más, esto no destaca tanto, y puede ser que los nuevos fans, o la nueva generación no lo sienta tan “atrevido” como los antiguos fans.

Podemos interactuar con casi todos los objetos del mundo, logrando las típicas expresiones de Duke, desde manipular una PC para que muestre “porno”, o jugar un pinball o un partido de Air Jockey o incluso dibujar en un pizarrón, generalmente esto nos otorga puntos de “ego”, que vendria a ser algo así como el HP del personaje (o mejor dicho, el escudo).

Aparte de las misiones donde Duke va a pie, se agregaron variantes, como manejar un cañón, una torreta, un auto, o incluso -achicarnos- en tamaño, y dedicarnos a saltar plataformas y encontrar un camino para continuar, una de las escenas mas destacadas, es cuando nos encogemos y debemos ir saltando en una cocina sobre las hamburguesas, las latas de ketchup, tomate etc, me hizo recordar a muchos juegos de plataformas que en su momento recurrieron a ello.

Gráficamente el juego es correcto, no es ninguna maravilla, utiliza el motor de Unreal, y recordemos que tiene casi 7 años el mismo, y por más que lo pulan una y otra vez, las carencias se notan. Mas allá de eso, el juego es agradable a la vista, puede presentar bordeados poco prolijos, o escenarios con poca profundidad, pero los modelos están muy bien realizados y adaptados, manteniendo un toque nostálgico pero agregando los 15 años de diferencia tecnológica entre un título y otro.
No puedo dejar de sentir, que este título es más bien, un título para los antiguos fans, para los que jugaron Duke Nukem 3D y soportaron estos 15 años de espera, no siento que aporte o sorprenda a la nueva generación, aunque, si tomamos títulos como BulletStorm (que tampoco aportan nada.. a nadie) entonces por lo menos puedo afirmar que se van a divertir.

El valor de replay es algo escaso, una vez que completamos el juego, se nos otorgan “extras”, donde podremos ver, películas relacionadas a Duke nukem y su desarrollo, “art concept” desde que se empezó a trabajar en él, una línea de tiempo detallando todos los pormenores del mismo, y fotos de los estudios de desarrollo, y no olvidemos que también se nos otorgan -trucos- y un soundboard de Duke. Tiene un componente multijugador, similar a todos los títulos recientes, por lo cual no tiene importancia en el review.

No hay mucho mas que decir, si te gustan los FPS de índole fantástica entonces éste título te va a divertir, si jugaste al primer Duke entonces además de divertirte vas a encontrarte recordando buenos momentos, y muchas referencias por todo el juego.

No suelo dar puntaje, pero para que quede más claro, si sos de la nueva generación o nunca jugaste al Duke Nukem, este juego se lleva un 8/10, si viviste y jugaste el Duke Nukem 3D, entonces se lleva un merecido 9.5/10.

Términos de búsqueda:

COMPARTIR ARTICULO

El Autor

Damian de Arce
Damian de Arce

Soñador, poeta, escritor, tecnólogo, loco, antiguo, romántico, muchas cosas se dicen de mí, prefiero catalogarme como un observador de la humanidad.